Teléfonocómo llegar
blog

Cuidado y mantenimiento de tu barbacoa de carbón

Cuidado y mantenimiento de tu barbacoa de carbón

Ya sea verano, invierno, otoño o primavera, puede ser que decidas comprar leña y carbon Castellbisbal para montar una barbacoa en familia o con amigos y disfrutar de un buen día en compañía. Contactas con tu gente, quedáis, te pones a cocinar, y cuando llega el momento de servir la comida, ¡resulta que tiene un sabor repugnante!

A la hora de buscar culpables, no podemos señalar ni la leña y carbon Castellbisbal, ni la calidad de la comida, ni, por supuesto, tu habilidad como cocinero. ¿Qué ha pasado?

Muy seguramente el problema radique en el estado de la barbacoa. Sin un adecuado mantenimiento, esta puede suponer la razón por la que nuestros amigos o familiares nos tachen de pésimos cocineros.

En primer lugar, antes de encender el fuego, nos tenemos que asegurar que la rejilla no tiene óxido. Si se da el caso, la solución es pasar una lija fina de metal e ir retirándolo. Será necesario pintarla posteriormente con pintura anticalórica.

Seguidamente miraremos si la barbacoa está limpia de cenizas. Cuando queden en la parte inferior, hay que retirarlas con una escoba o cepillo y echarlas en una bolsa o en un recipiente. La rejilla se puede limpiar con papel de periódico y los posos del café, frotándola enérgicamente.

También hay que tener cuidado con el tema de la grasa. Si hay, sería conveniente echar productos desengrasantes (importante: específicos para barbacoas), puesto que el mito de que «a más grasa hay, más potente es el sabor», es, eso, un mito.

Por último, después de comer y con la parrilla aún caliente, conviene frotarla con un cepillo de cerdas metálicas para retirar los restos de comida. Una vez se enfríe, sería idóneo repetir todos los pasos anteriores, además de lavarla en el fregadero.

En Leña Rubí sabemos lo importante que es el cuidado apropiado de tu barbacoa. ¡Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles!

haz clic para copiar mailmail copiado